Queridos Reyes Magos


Por Vanesa Navarro Calero

Queridos Gaspar, Melchor y Baltasar, ya sé que estáis cabreados porque sólo los niños nacidos en el ya moribundo Estado de Bienestar os han escrito cartas. Ya sé que el brillo de ojos de los niños humildes no tiene nada que ver con los que esperan seguros todos y cada uno de los juguetes que han puesto en su larga lista globalizada, pero ya sabéis que los reyes del capitalismo trabajan algunos días más que vosotros y que en ellos impera el desmantelamiento de la igualdad de oportunidades.

Como cada año quiero pediros un cargamento de letras para poder seguir escribiendo lo que siento. Algunas palabras envueltas para conversar con el silencio. Quiero un par de sombras en las que salga él y un ‘puñaito’ de voces saliendo de su bigote. Quiero un tarro de sonrisas y una caja de consejos. Un paquete de varios tipos de caricias y por último, un diario de la eternidad que sólo encontraréis en el cielo…

Prometo haber intentado ser buena persona, aunque esta sociedad me esté convirtiendo en una inconformista, en una rebelde, en una desobediente; pero sinceramente sus Majestades no sé quién es el bueno y el malo en estos tiempos que corren. Además de mi lista de regalos me gustaría que pudierais traer ilusión a mi generación para que no se quede de brazos cruzados ante la erradicación de derechos de este gobierno cruel. Y si no es mucho pedir, me gustaría también que regalarais a los que vais a llevar carbón un ejemplar de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Quiero que a las mujeres que os han encargado un niño de Paris, además de pan le pongáis un gran paquete de libertad bajo el brazo. Quiero que a los verdaderos luchadores de esta sociedad, a nuestros padres y abuelos, les traigáis un bastón de lucha y una pensión de valentía. Quiero que el 0,7% misero que ni siquiera cada país invierte en el Tercer Mundo sea cambiado por el innombrable porcentaje que dedican a armamento. Quiero que a ningún niño le brillen los ojos al encañonar una pistola y que a ninguna “princesa” se le erice la piel con la lujuria. Quiero que las sonrisas sean gratis y que las lágrimas de tristeza sean contadas en la tierra. Quiero que rompáis las cartas que solicitan animales, porque ellos no son juguetes…

Quiero que cada lluvia reparta Paz y Fraternidad en la Tierra. Pero sobre todo, queridos Reyes Magos, quiero que no se os olvide nunca repartir LIBERTAD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: