¿Quien dijo,… no es país para viejos?


Por Pastor Cornejo

Yo reto al que se atrevió a decir esta majadería a que haga un viaje con el Centro de Mayores de Zalamea. Ha sido la primera vez que he realizado una excursión con los amigos de este Centro, y la verdad sea dicha, porque tengo el gran defecto de decir la verdad aunque me perjudique, que me retrotraje a tiempos para mí ya muy lejanos.

Habíamos sido citados en el Pilar de Las Fuentes, (que habrá que cambiar el nombre y titularlo Pilar del Despegue de Viajes); allá nos fuimos presentando los que estábamos dispuestos a transportarnos a épocas en las que estos viajes se hacían con más ilusión….. ¿más ilusión?, ¿si aquello parecía una reunión de quince añeros? (que también los tuvimos) dispuestos a ir a apagar la resaca de una noche de fiesta hasta el amanecer, en las tibias aguas de la mar océana. Sí, había a quienes le faltaba ese “bastón” en el que nos apoyábamos cuando éramos menos mayores… nuestras parejas…. Pero el destino lo ha mandado así y así está asumido.

Nos fuimos colocando en nuestros respectivos asientos, siempre numerados y supervisados por los organizadores, y arrancamos hacia la aventura. No iban los espíritus muy metidos “en faena” y el silencio nos acompañaba, salpicado de vez en vez por algún “golpe” de cualquiera del grupo, tal vez por recuerdos de otros viajes en momentos distintos y con acompañantes que se fueron en otro viaje sin retorno.

Ya en Trigueros empezaron a cambiar los aspectos, la gente se empezó a abrir y relacionar charlando, y atacamos el desayuno. Tostadas recién hechas, café calentito y…… empezaron a salir las “joias pastillitas” que en las revisiones de la “ITV” se encargan de ponernos, para tirar otro montón de años más. Ya el ambiente se empezó a calentar, la gente cambió y empezaron las bromas. Se cumplía lo de D. Quijote a Sancho… se camina mejor con la barriga llena.

Llegamos a la Rábida, y ¡oh coincidencia!, entrábamos dos grupos, uno de jóvenes, con toda una vida por delante (el hoy) y otro de menos jóvenes,(el ayer) “jugando los minutos finales del partido de la vida”, pero llena de ilusiones, aunque temiendo que el árbitro se lleve el pito a la boca…. Comenzó la visita, la guía, una niña lindísima y atenta donde las haya, fue desgranando las peripecias de Colón y de su viaje y ¡cómo participaban nuestros menos jóvenes en las preguntas que la guía realizaba!. Todos, en compacto grupo terminamos en el monumento a La Fe descubridora que siempre fue Colón hasta cuando muchos del grupo íbamos a bañarnos a la PLAYA de la Punta del Sebo, la playa de los pobres….. pero qué felices éramos camioneta arriba, camioneta abajo; no había ni para comer… ¿iba a haber para coches?.

Ya se acercaba ese momento bonito de volver a montarnos en aquella canoa que nos llevaba a Punta Umbría por aquellos esteros con su monótono pof, pof, pof….

Ya estamos aquí, el olor a sal se sentía, pero no aquel olor de alquitrán característico que servía para calafatear los barcos en los desaparecidos astilleros.

Comimos magníficamente, y ahora todo el mundo a la playa, nadie quedó atrás, nada, ni su muleta, o su bastón era obstáculo para alcanzar la cercanía del mar, pues con ilusión todo se logra. Hubo sus horas de relax. Llegó el momento de partir y después de un aperitivo para reponer fuerzas de “aquellas brazadas que en la juventud imaginaria se dieron” subimos al autocar (en otros tiempos la camioneta) y arrancamos para casa.

Aquí es dónde mis recuerdos se empezaron a remover. Momentos de cuando junto con mis alumnos hacíamos viajes. Desde atrás me veía mirando a uno u otro, y arrancaban las canciones. Y arrancaron, en ese viaje en el que me sentí aquel maestro joven con mi grupo de alumnos (sin sus madres) jóvenes de vuelta al colegio, y como decía, arrancaron las canciones. Sevillanas, fandangos, coplas…. ¿VIEJOS?????? y un…..¡jóvenes mayores, todavía llenos de ilusiones y sabiduría, demostrada en las conversaciones con la magnífica guía, donde se pudo apreciar que la CULTURA que en otro tiempo no pudo llegar a ellos, hoy es posible, y ha sido gracias a las Escuelas de Mayores.

Gracias al rato tan estupendo que pasé junta a vosotros, que hube de compartir con compañeros internautas que tuvieron la gentileza de llegarse a saludarme y algunos echar la tarde conmigo. A todos muchas gracias.

¡Ah! se me pasaba, error imperdonable. Los organizadores…. Como se dice ahora Chapó…. Incluso les comenté que debían montar una agencia de viajes, por la exquisitez del trato y la organización al…..  segundo, milímetro, el desvelo en cada momento…..no se cómo llamarlo… fantástico. Así si se podrá llevar a nuestro pueblo hacia arriba, dando el ejemplo que estos, menos jóvenes, hemos intentado dar de Zalamea.

Hasta otra, mis amigos menos jóvenes…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: