Por imperativo legal


Decía el Gran Wyoming el pasado 15 de mayo en El Intermedio que una mesa de cuatro patas a la que se le recortan un poco cada una de ellas, la mesa se sigue manteniendo, pero si le quita tan sólo una de esas patas, la mesa se termina cayendo. Algo tan gráfico como ese ejemplo es lo que me ha llevado al análisis del ajuste presupuestario que ha tenido que llevar a cabo la Junta de Andalucía.

Me resulta soberbio e inmoral la reacción de las filas del PP ante lo que ellos llaman, porque así lo bautizó Arenas el día de la Constitución del Parlamento, el “recortazo de Griñán”, y digo que me resulta de una falta de escrúpulo político tener que leer las declaraciones de los dirigentes populares andaluces criticando las medidas de ajustes que ha tenido que ejecutar el gobierno autonómico. Lo tildan, y ya les digo sin que les tiemble la voz ni el pulso,  “un gran mazazo” para los andaluces, “el mayor tijeretazo social que sufrirán los empleados públicos”. Cuando es el gobierno más absolutista de esta prostituta democracia el que está asfixiando a las CCAA. Y perdonen que roce la indecencia semántica en mis premisas, pero para los que ignoramos las técnicas financieras es difícil entender tanto recorte sin ver estímulo por ningún lado.

Y ya lo juraron algunos parlamentarios andaluces, y quizás ni ellos vislumbraban que sería su mejor paragüas para al menos justificar moral y éticamente la aceptación de esa manera impostora de gobernar. Y a pesar de que los andaluces ahora puedan sentirse incluso defraudados por el gobierno de Griñán díganme cómo estaríamos ahora si Arenas estuviera acomodándose en el sillón presidencial y sacando brillo sin titubeos a la tijera peperiana. No debemos olvidar que el Estado, con un mayor déficit que las CCAA, está imponiendo a éstas un objetivo más exigente a pesar de tener las competencias de educación y sanidad, y mientras vemos al nuevo presidente de Bankia sonreir en la portada de La Razón de hoy…

Y será casi imposible explicarle a mi abuela de 94 años que ya no tendrá el lujo de ser dependiente porque no hay dinero, pero que la soberbia merkeliana se ha subido el sueldo en el contexto más negro de la economía europea.

Empiezo a agotarme tanta prima de riesgo, porque el riesgo está en Cáritas. Empiezo a agotarme de tanto objetivo déficit, porque sin estímulo económico y dejando marchar el futuro, los jóvenes, con la maleta llena de proyectos, si que va a ser “déficit” salir de este agujero. La democracia permite gobiernos absolutistas como el que los españoles decidieron, así si Andalucía debe por imperativo legal apretar el cinturón hasta romper el cuero, digan y piensen, quizás estemos agraciados con lo menos malo, por los que aún se quiebran la cabeza para no tocar eso tan preciado como es la sanidad y la educación. Ojalá este imperativo legal sirva al menos para que la resignación se convierta en alternativa, y pronto cambie el estado y sea indicativo de salidas a esta “déficit” y absolutista manera de gobernar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: