Archive for noviembre 2nd, 2010

2,noviembre 2010

El futbolista de moda en Bélgica es de origen zalameño

  • Mehdi Carcela-González , actualmente milita en el Standard de Lieja.

Mehdi Carcela es la perla actual del fútbol belga

Con sólo veintiún años, es uno de los muchos talentos de los que actualmente goza su país, si bien hay que señalar que tiene también la nacionalidad marroquí y española, ya que su madre es marroquí y su padre es el zalameño Francisco Carcela González, hijo de Juan Manuel Carcela Ramos, conocido en Zalamea como “el Villarejo”, uno de los varios zalameños que emigró al país centroeuropeo en la década de los sesenta.

El centrocampista debutó en la temporada pasada en el primer equipo de Lieja y este año se convirtió ya en un valor fijo de la alineación. Hasta la fecha, Carcela-González ha disputado cuarenta encuentros oficiales y ha marcado cinco veces.

Carcela-González es también un integrante de la selección nacional belga. Tras dudar mucho tiempo entre jugar con Bélgica o con Marruecos, en octubre de 2009 anunció que se quedaba en los Diablos Rojos. Debutó como internacional con el entonces seleccionador Dick Advocaat el 17 de noviembre de 2009. Hasta la fecha ha jugado dos encuentros en el once belga.

Varios medios deportivos del país centroeuropeo, lo sitúan en la órbita del Real Madrid, ya que Zinedine Zidane  y técnico del Standard, Luciano D’Onofrio, tienen una buena relación, por lo que el entrenador italiano, habría recomendado el joven Carcela al asesor madridista.

Carcela con Cesc Fábregas en un encuentro de competición continental

Mehdi Carcela-González es un atacante muy polivalente. Lo podemos ver jugando tanto en la media punta como en el extremo izquierdo, donde últimamente es más habitual. Se adapta a las dos bandas aunque es zurdo. Con botas normalmente llamativas y el número 11 a la espalda suele destacar entre el resto de jugadores por su gran atrevimiento con la pelota. No se trata de un futbolista físico, pues pesa poco y mide 1’76 metros, es el típico jugador muy escurridizo y rapidísimo con capacidad para hacer cambios de ritmo de forma difícil de predecir para sus marcadores.