Huelva tiene aún 400 millones de toneladas en reservas de mineral


  • Proyectos como los de Aguas Teñidas, Minas de Riotinto y La Zarza evidencian que las canteras son viables para la explotación · La faja pirítica es una zona muy señalada por las compañías mineras
Tras varias décadas de producción a la baja y años de inactividad, las minas de Huelva están volviendo a resurgir. El suroeste de la península Ibérica es una de las zonas más señaladas en los mapas de las compañías mineras internacionales. La faja pirítica, con epicentro en Huelva, ha suministrado metales desde hace siglos. Ahora las altas cotizaciones internacionales de minerales como el cobre y el zinc están dejando en Huelva una lluvia de millones en inversiones destinadas a reabrir los ricos yacimientos de la faja pirítica abandonados en los años 90 por el hundimiento de los precios.

La actividad de la minería onubense tiene ahora poco que ver con la intensidad con la que compañías británicas exprimieron la zona minera onubense y atrás han quedado también los expedientes de regulación de empleo que dieron al traste con la extracción de minerales.

La faja pirítica es una reserva privilegiada de metales: las prospecciones en la zona son frecuentes. Algunos proyectos para reiniciar la actividad minera ya están en marcha y otros muy maduros y listos para empezar. A finales de los años 80 en plena crisis ya de la minería metálica las reservas de mineral en la zona de Huelva alcanzaban los 500 millones de toneladas. Desde entonces las extracciones han sido pocas y han languidecido a la espera que tiempos mejores que han llegado. En la actualidad aún superan los 400 millones de toneladas repartidas en zonas de la Cuenca Minera, el Andévalo y la Sierra. Todas las minas que permanecen cerradas cuentan todavía con recursos mineros en distintas cantidades, aunque en algunos casos de escasa importancia e inviables para ser explotados. Mina de Herrerías, San Telmo, Sotiel Coronada o incluso Tharsis son algunos ejemplos. Pero proyectos como los de Aguas Teñidas, Minas de Riotinto y La Zarza evidencian que las canteras de mineral garantizan la viabilidad de la extracciones.

Así, el proyecto de reapertura de la mina de Riotinto tiene una expectativa de mantenimiento a largo plazo, generando ingresos por explotación de 150 millones de euros por año. El Proyecto de Río Tinto, como así se denomina, se componen de una mina a cielo abierto ya establecida, infraestructuras y una planta de procesamiento para concentrar el cobre que actualmente se encuentra en estado de conservación y mantenimiento. Según las estimaciones de la empresa Emed Tartessus, filial de Emed Mining, los recursos de mineral se cifran en un total de 205 millones de toneladas, mientras que las reservas de mineral se establecen en 123 millones de toneladas. Se estima que tanto los recursos de mineral como las reservas se amplíen con la realización de nuevos sondeos y trabajos de evaluación adicionales. No obstante la Mina de Río Tinto cuenta con otros yacimientos que contienen más recursos de mineral.

La iniciativa del grupo chipriota prevé, con reservas de mineral de cobre de 450.000 toneladas, un mínimo de diez años de producción en un promedio de 40.000 toneladas de cobre por año. Además, los recursos de 1,4 millones de toneladas de mineral de cobre garantizan de diez a veinte años la actividad minera.

Mientras, la compañía canadiense Iberian Minerals Corporation, que cotiza en la bolsa de Toronto, ha procedido a la reapertura de la mina de Aguas Teñidas, en Almonaster la Real, una explotación que empezará a procesar cobre, zinc y plata este verano.

Las reservas de mineral de la zona se sitúan en unos 20 millones de toneladas, en dos líneas de producción: mineral de zinc y mineral de cobre y plata. Las instalaciones tendrán un ritmo de producción anual de 1,7 toneladas y una viabilidad de unos quince años, que se incrementarían si se tienen en cuenta las reservas de cobre, actualmente en sondeo. El valor de esta producción será de 110 millones anuales y el 73% de ellas se destinará a la exportación. La explotación tiene asegurada la venta de todos sus minerales a lo largo de su vida útil gracias al acuerdo firmado con Trasfigura, el segundo comercializador mundial de concentrados mineros y uno de los principales accionistas de la propia Iberian. Además, con los actuales precios del mineral la inversión se recuperará en sólo dos años.

Para superar la dura tramitación que ha impuesto la Junta de Andalucía a las empresas mineras a raíz del desastre de Boliden, Iberian ha implantado en Aguas Teñidas una tecnología que minimiza el impacto de las explotaciones subterráneas. Los temidos residuos se convierten en una pasta que se almacena en un depósito para ser reinyectados en la propia mina posteriormente.

Iberian, que reabre así una mina cerrada en 2001, aterriza en Europa con este proyecto, uno de los más importante junto al de Perú. Para evitar desastres, la compañía ha tenido que depositar avales por valor de 21 millones de euros para lograr todas las autorizaciones legales de la Junta, avales con los que se podrá hacer frente a la rehabilitación medioambiental de la zona cuando la mina deje de operar, además de sufragar el coste laboral del cierre de la explotación. La Administración autonómica ha incentivado la apuesta de la multinacional con unas subvenciones que supondrán el 13% de la inversión total de 245 millones de euros.

El proyecto de Minas de Aguas Teñidas está ubicado al norte de la faja pirítica, donde MATSA tiene aproximadamente 361 kilómetros cuadrado de derechos mineros. La compañía Billition Española descubrió el yacimiento en 1985, aunque no es hasta 2005 cuando Iberian Minerals, entonces PGM Ventures Corporation, se hizo con el cien por cien del capital de Minas de Almagrera e inició las labores para devolver la mina a su estado operativo, que prevé su puesta en funcionamiento al completo para septiembre de este año.

Las reservas de mineral en la provincia de Huelva se extienden hasta La Zarza donde la empresa irlandesa Ormonde Mining PLC está buscando inversores en la zona de Calañas para reabrir las minas de la aldea, toda vez que ya ha presentado ante la Junta el anteproyecto de viabilidad para llevar a cabo la actividad de extracción de mineral en este espacio minero. En La Zarza destaca la explotación de pirita, zinc, cobre y plomo, principalmente. El yacimiento ha sido objeto de explotación minera en varias etapas a lo largo de su historia, siendo la última de fecha reciente el año 1984.

El plan de viabilidad contempla una producción de 600.000 toneladas por año y exige una operación de minería subterránea con una planta de proceso flexible capaz de tratar cuatro mineralizaciones de los canales y la producción de cobre, oro, plata, zinc, plomo y concentrados en cuatro vendibles.

La compañía contempla una inversión de 86 millones de euros, de los que 73 se destinarán para la planta de transformación, instalaciones de gestión y de la infraestructura; 13 millones para el desarrollo inicial de la minería y del capital de trabajo; y 12 millones para la deshidratación de las antiguas explotaciones subterráneas. Con esta inversión, Ormonde Mining prevé la extracción de 9,9 millones de toneladas de mineral, 2,6 millones de toneladas de cobre silicatado, otras tantas de oro silicatado y 4,7 millones de toneladas de sulfuros masivos. La Zarza fue históricamente una mina de pirita de un gran cuerpo de sulfuros masivos de más de 110 millones de toneladas, con dos espacios a cielo abierto y minería subterránea, con el oro y el cobre por explotar.

Fuente :HI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: