Archive for marzo 27th, 2008

27,marzo 2008

Relatos Cortos.

imagen-002.jpg 

Maria José Rider. La Guijarrosa , Córdoba. 1975. Política y escritora

¿Por Qué Escribo? Es una pregunta interesante, a ver, ¿por qué escribo?Primero porque me gusta, además es algo que me sale solo, me pongo frente a un teclado, cierro los ojos y dejo que mis dedos, mi mente y mi alma digan lo que quieren decir, y cuando me doy cuenta tengo páginas y páginas escritas. Se que no soy buena escribiendo, que me queda mucho por aprender y mejorar, pero realmente lo hago porque me gusta, porque me llega, porque es una forma de desnudar mi alma y representar mis sentimientos.También me vale como una forma de evasión, la oficina, la casa, la niña, etc., etc., es mucho para una sola persona, así, que por la noche, cuando ya estoy tranquila en casa, cojo mi ordenador, dejo mi mente en blanco, olvido los problemas del día y me sumerjo en mi propia imaginación.En cada relato mío hay un trocito de María José, son como mis bebes, porque tal vez no sean muy buenos, pero si pongo toda mi alma y mi ilusión en ellos, y no quiero ser una gran escritora, simplemente pretendo expresar con letras lo que siento y pienso y hacer disfrutar con ello a quien le guste.

DIARIO DE A BORDO 

Está todo oscuro, no se como llegué aquí pero creo que llevo toda la vida, me siento bien. Oigo el ruido del motor, no para nunca, seguro que es lo que mantiene la calefacción, lo que mantiene este habitáculo siempre tan perfecto, seguro que es el que mantiene esta cuerda que me mantiene atado a no se. Por mucho que lo intento no consigo despegarlo de mi, es fuerte, me tiene prisionero. 

Esa voz, otra vez esa voz, como me gustaría ver la cara de la que proviene esa voz, es tan dulce…Me inspira tanto cariño, me hace sentir esperanza en mi soledad en este encierro obligado, me hace sentir amor, no se de quien es esa voz, pero es tan especial… A veces me habla, me habla con dulzura, se que me quiere, tanto como yo a ella, otras la oigo llorar, otras grita, pero cuando se refiere a mi, es tan dulce…. Puedo sentir todos sus sentimientos, sus miedos, es como si algo especial nos uniera. El cubículo cada día es más pequeño, ya casi ni puedo moverme, al principio de mi encierro tenía espacio para moverme, para hacer ejercicio, ahora apenas si puedo moverme….

Estoy agobiada, quiero salir de aquí, no se porque estoy aquí, solo se que un día desperté y ya estaba aquí encerrada, no recuerdo nada de mi vida anterior, parece que siempre estuve aquí, pero algo me dice que no, que ahí fuera hay otro mundo, un mundo que no entiendo porque me lo negaron, porque me alejan de él. Solo la voz me mantiene informada, es tan dulce…..Es el sonido más bonito que nunca oí, aun que aquí, en mi cárcel, los sonidos llegan muy amortiguados. Tampoco estoy tan mal, si pudiese moverme…..

Aquí no paso frío, y parece que  leen mis pensamientos, solo tengo que desear comer algo y en poco tiempo me lo proporcionan, pero esto es tan pequeño……No puedo moverme, me siento entumida, no entiendo este castigo, si me obligan a estar aquí encerrada, por que cada día mi cárcel es mas pequeña, temo que sea mi fin, llegará el DIA que las paredes me aplasten. Estoy mal, hoy algo va mal, no puedo moverme, pateo y lucho, las paredes cada DIA se estrechan más y mas, la voz me habla, creo que intenta consolarme, me canta algo, me siento mejor, me duermo… No me lo puedo creer, creo que he visto luz, es un punto de luz muy pequeño, abajo, a mis pies, tal vez sea una salida, tal vez sea una fisura en el muro de mi cárcel, tengo que verlo. No puedo llegar al punto de luz, casi no puedo moverme.

Me he encogido sobre mí, ahora tengo algo más de espacio, intentaré girarme… He conseguido girarme ahora estoy cabeza abajo, la apertura es milimétrica, he cometido una estupidez, jamás podré escapar por ahí, ahora tendré que terminar mis días cabeza abajo. Me siento mal, esto cada día está más estrecho, y siento que mis días están terminando, se que es el final, algo va muy mal. Algo va muy mal, lo sabía he oído a la voz llorar y gritar. Creo que es hoy cuando me ejecutaran, mi cárcel se contrae, duele, duele mucho, todo mi cuerpo se convulsiona, me empuja hacia abajo, no me puedo mover, quiero llorar, quieto gritar, pero mi voz no me sale, no tengo espacio….

Me están aplastando viva, la tortura es tremenda. A través del dolor consigo abrir los ojos, veo luz, la apertura es mayor, tal vez sea si única oportunidad, me acerco a ella, pero quedo atrapada, ahora si se que es el fin, atrapada por la cabeza, sin poder moverme, y esto me oprime y me mata, el dolor es insoportable. Solo tengo ganas de empujar, es mi última esperanza, o muero aplastada o con la cabeza rota, pero tengo que lograr salir de aquí…… Empujo, empujo, duele mucho, pero veo luz, creo que lo estoy consiguiendo. He conseguido sacar la cabeza, la luz me daña los ojos, y mis pulmones me arden, quieren estallar, no se que pasa, se que voy a morir, pero al menos moriré libre…. Unas manos grandes me cogen, y me lanzan sobre algo, el motor, oigo el motor, me da seguridad. Mis pulmones, como duelen, lloro, grito y oigo la voz… Abro los ojos, y veo la cara más bonita que vi jamás, unos ojos llenos de lágrimas fijos en mí, ya no tengo miedo, ella no dejará que me pase nada, y ya se como llamarla: MAMÁ.      

María José

27,marzo 2008

Profanan y destrozan tumbas en el cementerio de Bella Vista, en Riotinto.

El campo santo, propiedad de la compañía minera, se encuentra en un total estado de abandono y necesita una urgente actuación para propiciar su conservación.

La tumba número 24 del cementerio de ‘los ingleses’ del barrio de Bella Vista de Minas de Riotinto ha sido profanada y destrozada. En su interior reposan los restos del joven alemán Federico Carlos Fernando Nielsen, que era mecánico-ajustador del ferrocarril del Buitrón a San Juan del Puerto y que murió en Valverde del Camino a los 21 años.

Fue el primer inquilino de este recinto que fue financiado por la Rio Tinto Limited Company e inaugurado en 1877 y que se destinó para enterrar a las personas extranjeras fallecidas en la comarca que profesaran la religión protestante.

En 1931 se hizo una ampliación del cementerio, con una separación interior por un portal sin puerta, para depositar en esa zona al personal ‘staff o familiares -bien españoles o británicos- que profesaran la religión católica.

En total se contabilizan 56 tumbas, 47 de ellas protestantes y 9 católicas. El último que se enterró en la zona católica fue José Quintana Falcón, a la edad de 71 años, en 1980, mientras que en la inglesa fue el director de ya constituida Compañía Española de Minas de Riotinto S.A., Charles Robert Julian, quien falleció en 1955.

Hasta 1990, el cementerio, que se encuentra situado a unos 120 metros del barrio minero de Bella Vista, siempre ha estado cuidado y vigilado, y poseía unos hermosos jardines en la parte delantera del mismo y en un extremo del recinto. Cuando Rio Tinto Minero S.A. dejó la actividad, se inició un abandono que se palió, de alguna manera, en 1997, cuando los nuevos responsables de la MRT SAL decidieron llevar a cabo una limpieza de la basura acumulada, de los matojos, se podaron los árboles e incluso se colocó una malla metálica alrededor del cementerio para protegerlo, que en la actualidad está rota y muy deteriorada.

Sobre el año 2000, ante la denuncia realizada por vecinos de la zona, ante el destrozo que se había producido en unas diez tumbas, los mandatarios de la Sociedad Anónima Laboral volvieron a preocuparse del campo santo. Fue la última vez que se llevó a cabo una actuación para preservar su conservación e intentar mantener intactas las lápidas y las tumbas del mismo, si se exceptúa la que se realizó en 2004 con motivo de la visita de Isabel Naylor para ver la tumba de su padre, Edwin Hayes, cuando operarios municipales habilitaron sólo el acceso hasta los restos mortales del inglés que murió en 1931.

Aunque el cementerio de ‘los ingleses’, como así se le conoce en Minas de Riotinto, continúa siendo propiedad de los propietarios de la compañía minera, los vecinos han solicitado en múltiples ocasiones a los responsables municipales del Ayuntamiento que asuman su gestión.

Y es que no sólo se ha profanado en los últimos meses la sepultura del joven alemán (como se puede apreciar en la imagen superior), sino que han sido destrozadas lápidas de mármol en dos más, las que llevan el número 1, de T.G.D., y la 23, de M.L.C.

Los autores de estos daños buscan objetos de valor y para ello no dudan en romper los viejos vestigios del pasado inglés por Minas de Riotinto. Por ello, los vecinos de la localidad reclaman al Ayuntamiento que asuman su gestión hasta que la actual propietaria de estos terrenos, lleve a cabo algún tipo de actuación concreta.

A lo largo de los últimos años, el cementerio ha recibido la visita de numerosos familiares que han querido conocer dónde se encuentran enterrados los restos de sus antepasados, es por ello, que el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento minero debería afrontar su restauración, porque no sería descabellado pensar que este recinto formarse algún día parte que la ruta turística que realiza la Fundación Rio Tinto en la localidad, dado su valor histórico.

Incluso se ha dado el caso que un ciudadano de la localidad, Felipe Luzón, ante la situación en la que se encontraba el campo santo anunció hace un par de años su intención de comprarlo para preservar la tumba de su padre, aunque al final esa iniciativa no salió adelante, pero nunca se ha logrado adecentar el cementerio.

27,marzo 2008

Un libro conmemora la histórica emancipación de El Campillo.

El historiador zalameño José Manuel Vázquez Lazo participa en el libro.

Es la segunda obra de Josema Vázquez situada en este periodo histórico despues de Zalamea Republicana“.

La publicación, escrita por los investigadores de La Onubense María Dolores Ferrero Blanco, Cristóbal García García y José Manuel Vázquez Lazo, rememora los avatares sufridos por un pueblo que reivindicó durante la publicación, escrita por los investigadores de La Onubense María Dolores Ferrero Blanco, Cristóbal García García y José Manuel Vázquez Lazo, rememora los avatares sufridos por un pueblo que reivindicó durante décadas su emancipación del núcleo matriz de Zalamea la Real hasta conseguirla el 22 de agosto de 1931, al calor de la entonces recién instaurada Segunda República, bajo la denominación de Salvochea.
El resto de su historia, hasta la actualidad, queda recogida, sobre la base del rigor científico, en una obra que se alimenta de los testimonios de un amplio grupo de mayores campilleros.

La iniciativa, que cuenta con una partida de 20.000 euros de la Diputación Provincial de Huelva, supone el broche a la conmemoración del 75 aniversario de la constitución de El Campillo como municipio independiente, efeméride celebrada el 22 de agosto de 2006 con el levantamiento de un monumento en la Plaza del Ayuntamiento.

Se trata del segundo texto que recupera, de un modo exclusivo, la memoria de este enclave minero, en la medida en que ya en mayo de 2007 se presentó ‘El Campillo, el gran desconocido’, escrito por el campillero Gilberto Hernández Vallecillo.